Saltear al contenido principal

Cómo usar la cera dental para la ortodoncia

Una de las mayores preocupaciones que surge a la hora de elegir la ortodoncia, es si el tratamiento será molesto. La cera dental es un elemento necesario durante el tratamiento de la ortodoncia, ya que es un elemento que aligera las molestias. La ortodoncia no siempre causa dolor, pero lo que sí es cierto es que requiere un cierto tiempo de adaptación. Este tiempo puede llegar a las tres semanas desde el comienzo del tratamiento.

Las molestias del tratamiento de ortodoncia suelen ocurrir debido al movimiento que los dientes que se realiza debido a la presión que se realiza mediante los brackets. Se pueden sentir molestias en las mejillas, lengua o labios, debido al roce que produce la ortodoncia. La cera para ortodoncia es la solución para que estos roces no sean molestos, aliviando la zona. Este producto, que podemos adquirir en cualquier farmacia o parafarmacia, consiste en una barra de color blanco que está hecha por cera o silicona y al adherirse evita que las llagas o las heridas duelan.

Cómo aplicar la cera protectora

Para aplicar la cera protectora, lo primero que debemos hacer es cepillar los dientes, sobre todo en los lugares en los que la ortodoncia se junta con los dientes. Para realizar el cepillado de forma correcta necesitaremos un cepillo interproximal o un irrigador bucal. Estas son las mejores opciones para eliminar los restos de comida en los lugares en los que el cepillo normal ni puede alcanzar. El siguiente paso será secar bien la zona donde la ortodoncia hace roce. En esas zonas es donde deberemos aplicaremos la cera.

Para su aplicación debemos despegar una pequeña cantidad de cera, aproximadamente del tamaño de un grano de arroz. Después hacemos una bola con la cera y la aplastamos con los demos. Esta pequeña cantidad la pegamos al trozo de bracket donde se produce el roce. Apretamos esa cera con suavidad para que se pegue bien a la ortodoncia. De esta forma protegeremos nuestras mucosas de esa pequeña sección de ortodoncia que nos produce roce. Si se trata de un bracket metálico, el roce puede ser muy molesto, por lo que recomendamos el uso de este tipo de protectores.

Mantenimiento de la cera protectora

A lo largo del día, mientras movemos la boca para hablar o comer, es muy habitual que la cera se caiga de repente, pero no debemos preocuparnos por esto, ya que la cera protectora para la ortodoncia es un producto totalmente seguro y para nada tóxico. Lo que podemos hacer, es que, si vamos a comer, retiremos la bolita de cera para que esta no se caiga mientras comemos. Si ya tenemos heridas en la boca podemos combinar la cera dental con algún otro producto que mejore el proceso de curación.

Un medicamento muy beneficioso para mejorar el proceso de cicatrización de las heridas, es aquel que lleve ácido hialurónico. Si el roce o la llaga está produciendo mucha molestia, podemos aplicar también un gel analgésico que calme un el dolor. Además de los brackets también podemos optar por los Invisalign, una ortodoncia transparente que reduce por completo esos roces tan molestos.

Volver arriba