Saltear al contenido principal

Consejos para el tratamiento de ortodoncia por brackets

El tratamiento de ortodoncia por brackets puede ser un tratamiento pesado debido a su duración a las limitaciones a la hora de comer o hablar y a las molestias e incluso dolor que causa. En este post te hablaremos sobre este problema que tanto afecta a las personas antes de ponerse ortodoncia.

La primera duda que suelen tener los pacientes sobre el tratamiento de ortodoncia con brackets es si el procedimiento de colocar los brackets es doloroso. Colocarse los brackets como tal, no provoca dolor, ya que simplemente tenemos que colocar cada pieza de bracket sobre cada pieza dental. Se trata, por tanto, de un procedimiento muy simple y para nada invasivo. No necesitaremos lijar, tallar o modificar los dientes.

¿Realmente duele la ortodoncia mediante brackets?

Cuando la ortodoncia se encuentra colocada es cuando pueden aparecer determinadas molestias. Los primeros días de ortodoncia notaremos algunos movimientos que realizan los dientes. Esto provocará un poco de dolor en los dientes y posiblemente algo de sensibilidad a la hora de comer. Los brackets pueden provocar rozaduras en la boca cuando gesticulamos de manera notoria. En estos casos, las mejillas, los labios y la lengua pueden rozar con los brackets metálicos (o de zafiro) apareciendo estos roces.

Como antes hemos mencionado, los brackets pueden causar molestias en el inicio del tratamiento, cuando ya están colocados. Si te preguntas cuánto tiempo dura, nuestra respuesta es que depende de donde venga la molestia en si. Si lo sientes por la ortodoncia, se debe a los movimientos que realizan los dientes gracias a este tratamiento. En un plazo de 3 a 4 días debería desaparecer cualquier tipo de molestia. Un plazo bastante corto de tiempo para los beneficios que conlleva este tratamiento dental.

¿Con qué debemos llevar más cuidado?

Si las molestias al inicio del tratamiento, están localizadas en las mejillas, los labios o lengua, necesitaremos aproximadamente una semana para acostumbrarnos a ella. Para evitar minimizar el impacto, puedes colocar cera en los puntos del bracket que más contacto tienen con la boca. En la mayoría de los tratamientos de brackets suele ser el mismo período en el que la boca se acostumbra al tratamiento.

En el caso de que uses brackets linguales incógnito, la estabilidad se encuentra en aproximadamente dos semanas. Lo más habitual, en los tratamientos de ortodoncia en general es que las molestias se vean en la parte de abajo, ya que la mandíbula es más densa. Las revisiones, que se realizan cada 4 ó 6 semanas no son dolorosas, pero son muy importantes, ya que sirven para cambiar las ligaduras y los arcos.

Los dientes se van moviendo y debemos reajustar la ortodoncia para seguir guiando esos movimientos. Por ese motivo debemos cambiar la posición de los brackets. A lo largo del tiempo del tratamiento, la ortodoncia se hace cada vez más llevadera, ya que nos vamos adaptando a ella y de manera muy rápida.

Volver arriba