Saltear al contenido principal

Invisalign para niños: la ortodoncia más deseada

La ortodoncia, sea del tipo que sea, no tiene edad, ya que las maloclusiones pueden ocurrir a todas las edades. En otros post hemos hablado de una gran variedad de ortodoncias que se pueden poner los adultos y, entre ellas, hemos destacado la Invisalign, la ortodoncia que casi todo el mundo quiere para conseguir una sonrisa perfecta. Sin embargo, hemos dejado de lado esos angelitos que tanto queremos y que necesitan ortodoncia también con mucha frecuencia. ¿Pueden los niños llevar Invisalign? ¿Será un tratamiento eficaz para conseguir una alineación de los dientes saludable y cómoda? De esto hablaremos en los siguientes párrafos.

¿Cuándo se puede comenzar con el tratamiento?

Como hemos dicho, la ortodoncia no tiene edad, sin embargo, lo más habitual es realizar el tratamiento alrededor de los 12 y 14 años, ya que es en la época de la adolescencia cuando los huesos aún no se han formado del todo. Durante la adolescencia es mucho más sencillo que los dientes se muevan y consigamos los resultados deseados. La ortodoncia Invisalign se puede aplicar también a los niños desde los 6 años, pero también para edades de 11 a 18 años.

La ortodoncia Invisalign en niños de 6 años conseguirá que haga espacio en la arcada para aquellos dientes que van a salir. De esta manera, los dientes definitivos podrán salir de forma mucho mejor y con un mejor alineamiento. Para niños más mayores la ortodoncia Invisalign es capaz de corregir aquellas maloclusiones y desequilibrios de las piezas dentales que hacen que empeoran la higiene, la comodidad y el aspecto de la sonrisa. Normalmente los que más se preocupan por su aspecto son los adolescentes y el tratamiento Invisalign será ideal para ellos.

Debemos tener en cuenta que este tratamiento suele durar entre 1 y 2 años, según la gravedad de las malposiciones. Al ser las ortodoncias Invisalign transparentes, los adolescentes no tendrán que preocuparse por su aspecto a la hora de utilizarlas. Además, el tratamiento Invisalign no contiene esos alambres y hierros tan molestos que se emplean en los tradicionales brackets. Esta ortodoncia está fabricada por un plástico transparente que no causará las heridas y llagas que pueden causar los brackets y tampoco provocará molestias a la hora de hablar. La ortodoncia Invisalign es, por lo tanto, mucho más cómoda para los niños y adolescentes.

Otra gran ventaja del Invisalign es la sencilla higiene que conseguimos gracias a ella. Cuando llevamos brackets tenemos que limpiar nuestros dientes y ortodoncia de forma muy meticulosa, utilizando cepillos interdentales y otros métodos. Con el Invisalign esto no será necesario, ya que solamente necesitaremos retirar la ortodoncia, comer, lavarnos los dientes y volver a colocarla. Además, con los brackets tenemos dificultad a la hora de masticar ciertos alimentos, cosa que no ocurrirá con el tratamiento Invisalign. Con los brackets tenemos que tener cuidado a la hora de comer ciertos alimentos, ya que estos pueden estropear o romper la ortodoncia. El tratamiento invisible, además, facilita mucho más la predicción de los movimientos de los dientes, cosa que agiliza bastante la mejoría y no necesitaremos realizar el tratamiento durante tanto tiempo.

Volver arriba