Saltear al contenido principal

La erosión dental, un enemigo silencioso, pero irreversible

La erosión dental es uno de los grandes sacrificios que tenemos que pagar por nuestro estilo de vida, en muchas ocasiones, estresante o descuidado. Por una parte, hay ciertos alimentos que consumimos a lo largo de nuestra vida, a los que estamos acostumbrados y nos gustan, pero que resultan algo perjudiciales para la salud de nuestros dientes. Un ejemplo de ello es el café. Pensamos en el café como un alimento que tiene unos grandes beneficios sobre nuestra salud (lo cual no te negamos en absoluto) y que no debemos tomar por la tarde si queremos dormir bien por la noche. Pero, ¿pensamos en el café como una substancia que puede dañar nuestros dientes? No.

La erosión, el enemigo sutil

Otro ejemplo que puede ser de gran utilidad son los dulces. En muchas ocasiones vemos los dulces como el enemigo para la salud de nuestros niños, un enemigo causante de diabetes o colesterol. También tenemos una idea preconcebida de los dulces, que son como un premio para cuando nuestros pequeños se portan bien o como un alimento que debemos evitar por la noche si queremos que descansen bien y no estén disfrutando de un chute de energía. No obstante, no pensamos en los dulces como un alimento perjudicial para la salud dental, dado que pueden causar sensibilidad dental y erosión y esto es un gran error, puesto que, estos efectos son irreversibles.

¿Qué es la erosión dental?

El diente tiene una capa exterior llamada esmalte y esta capa puede desgastarse a lo largo del tiempo, a causa del contacto que esta puede tener con el ácido de los alimentos o a la fricción entre los dientes. Es probable que tus dientes estén desgastando su esmalte y que no te des cuenta de ello hasta el momento en el que comienza la sensibilidad dental. Cuando el esmalte de tus dientes se desgasta, es probable que notes dolor o molestia cuando comes alimentos fríos, calientes o dulces o simplemente te cepilles los dientes. Nuestra saliva contiene bicarbonato, el cual es necesario para que nuestros dientes no sufran cuando comemos alimentos ácidos.

Causas de la erosión dental

La boca requiere de un pH de 5,5 y nunca por debajo, de lo contrario, estaremos hablando de la desmineralización. La desmineralización es un proceso mediante el cual se liberan iones de calcio y fosfato, provocando erosión en los dientes. Otra causa común de la erosión dental es el bruxismo, un proceso durante el cual frotamos nuestros dientes a causa del estrés. Normalmente, apretamos los dientes durante la noche, cuando no nos damos cuenta de ello.

Otros factores

Otro factor que debemos tener en cuenta es la disminución del flúor salival o del flujo salival. Cuando tenemos poca saliva o nuestra saliva no contiene la cantidad suficiente de flúor, es probable que nuestros dientes no estén protegidos correctamente ante los ácidos que consumimos. Por lo tanto, cuantos más alimentos que contienen ácido consumamos, más posibilidad tendremos de sufrir erosión en el esmalte de los dientes.

Volver arriba