Saltear al contenido principal

Microimplantes o microtornillos para la ortodoncia

Los microimplantes, también llamados microtornillos, son una pieza que el ortodoncista añade en la boca del paciente para mejorar la sujeción de la ortodoncia. Estos tornillos se implantan en la boca del paciente para evitar que los dientes hagan fuerzas indeseadas durante el tratamiento. La función del microimplante es un punto de foco en el que se concentran las fuerzas que hace la ortodoncia sobre los dientes. De esta forma reducimos la duración del tratamiento.

El material del que están hechos los microimplantes, es titanio 100% bio-compatibles y se colocan de forma provisional, mediante una pequeña incisión en el hueso alveolar o apical maxilar. Se trata de una cirugía muy fácil que posteriormente se podrá retirar sin ninguna complicación, ya que no estamos perforando el diente de forma completa. Por lo tanto, no hay que tenerle miedo a esta intervención, ya que no produce dolor, no es muy cara y además puede ser muy beneficiosa para que tu tratamiento de ortodoncia funcione mucho más rápido y eficazmente sin que el paciente tenga que hacer nada.

Ventajas de los microimplantes

Gracias a la inserción de los microimplantes podremos agilizar de forma eficaz los siguientes movimientos de los dientes: retrusión de los incisivos, intrusión posterior, retrusión de la arcada mandibular e intrusión de los incisivos. Estos pequeños tornillos se colocan sobre la encía y suelen usarse al igual que los elásticos y ataches, para que los movimientos del tratamiento se realicen más rápido. Lo más importante a la hora de colocar los microimplantes es planificar el tratamiento: tener en cuenta los vectores de fuerzas, el tipo de anclaje que se realizará y los movimientos dentales que conseguiremos gracias a la colocación de los mismos.

Cómo se colocan los microimplantes

Lo primero que se hace a la hora de colocar los microtornillos es poner anestesia local al paciente. Aunque muchos pacientes tienen aversión por las anestesias locales (las agujas) no hay que temerlas, ya que se trata de algo rápido y casi indoloro, al igual que la colocación del tornillo. Suelen ser muy pequeños, con un tamaño de 6 a 10 mm. La principal ventaja, además de la rapidez del tratamiento y lo económico que es que trabajan por si solos, sin causar molestias al paciente. Se trata además de un tratamiento muy versátil, cómodo, que además de no causar dolor, resulta muy fácil de poner o quitar.

Cuándo utilizar los microimplantes

Los microimplantes se pueden utilizar para cualquier tipo de ortodoncia, sin embargo, no siempre son necesarios. Suelen ser necesarios para cerrar espacios de extracción dental, para la intrusión de dientes, para poner las muelas rectas o los dientes girados o para la tracción de dientes incluidos. El grado de éxito de un tratamiento de ortodoncia con microimplante es bastante elevado, ya que se realiza una osteointegración dinámica con algo de tensión en la ortodoncia. En primer momento se reduce tensión que ejerce el tornillo sobre la ortodoncia para integrar el tornillo poco a poco. De esta forma la ortodoncia funcionará correctamente y tendremos un punto de anclaje.

Volver arriba