Saltear al contenido principal

¿Puedo corregir la maloclusión solo con la ortodoncia?

La mayor parte de las maloclusiones se pueden arreglar con la ayuda del tratamiento de la ortodoncia. Este tratamiento es muy efectivo y es capaz de corregir la posición de las arcadas dentarias. No obstante, en muchas ocasiones la maloclusión se debe a una posición incorrecta de la estructura ósea facial y es un problema un poco más complejo que requiere de algo más que la ortodoncia. Para este tipo de maloclusiones la mejor solución acaba siendo la cirugía ortognática. En este post te hablaremos sobre la cirugía, si es eficaz para tratar ciertos problemas y en qué casos es necesaria.

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es un procedimiento indicado en pacientes que observan que su maxilar tiene unas dimensiones desequilibradas o asimétricas, tanto si el desequilibrio es leve o grave. Cuando un paciente tiene un desequilibrio en el rostro, se comienza con un procedimiento de análisis facial en el que se estudia el rostro y la sonrisa de la persona. Las tecnologías más avanzadas permiten a los cirujanos trazar y diseñar una nueva armonía facial para acentuar la belleza del rostro de nuestros pacientes. Con la cirugía ortognática se puede conseguir una simetría en los huesos del rostro, pero también unos pómulos bien marcados, una nariz mejor asentada en la cara, una sonrisa estética, etc.

El problema más común de los pacientes con necesidad de cirugía ortognática es la mandíbula retraída de clase II. Cuando la mandíbula está retraída, los dientes de la arada inferior no llegan a realizar ningún contacto con los dientes superiores. Esto puede llegar a producir complicaciones en el funcionamiento de la mandíbula del paciente, además de influir negativamente en el aspecto del mismo y por este motivo esta desviación (también llamada retrognatia) debe ser corregida. La mandíbula proyectada (o prognatismo de clase III) también puede ser corregida con la cirugía ortognática. Este problema ocurre cuando los dientes inferiores se posicionan por encima de los superiores al cerrar la boca. Esto también ocasiona un problema funcional (y no únicamente estético), al que hay que darle importancia.

Asimetría facial

La asimetría facial es una deformidad que resulta muy evidente en el aspecto de las personas que la padecen. Observaremos que hay una asimetría en el rostro del paciente cuando vemos que el lado derecho e izquierdo son desiguales. Esto puede afectar a zonas del rostro como los pómulos o el mentón. Otro de los problemas muy comunes de los pacientes con maloclusiones es la mordida abierta. Aunque esta maloclusión se puede tratar en muchas ocasiones con la ortodoncia, es necesario realizar la cirugía en muchas ocasiones.

La mordida abierta, como hemos explicado en muchos otros post, es cuando los dientes de la arcada superior no hacen contacto con la arcada inferior al cerrar la boca. La mordida abierta supone un problema funcional además de estético, ya que, a la hora de comer el paciente no podrá morder correctamente los alimentos. La sonrisa gingival es otra de las imperfecciones estéticas que en muchas ocasiones nuestros pacientes quieren corregir y se pueden corregir con la cirugía ortognática. Esto ocurre cuando el paciente sonríe y expone de forma exagerada las encías de la arcada superior.

Volver arriba