Saltear al contenido principal

Retratamiento de ortodoncia. ¿Cuándo es necesario?

El retratamiento de ortodoncia es un tratamiento muy habitual unos años tras haber realizado el tratamiento de la ortodoncia y esto se debe a que no se hizo una contención o retención adecuada. También es muy posible, que con el paso del tiempo y tras nuestros malos hábitos dentales o pérdidas dentales los dientes hayan vuelto a moverse y necesiten un reposicionamiento. El retratamiento es ideal para aquellas personas que tras haber llevado la ortodoncia vuelvan a notar que sus dientes se han movido y que su sonrisa ya no es la misma o su funcionamiento buco-dental ya no es el adecuado.

Tras haber realizado el tratamiento de ortodoncia es muy probable que los dientes quieran volver a su posición inicial y por ese motivo la fase de retención o contención post-ortodoncia es fundamental. El uso de retenedores es altamente recomendable e imprescindible, ya que va a impedir que haya una recidiva en los dientes. Por ese motivo, aunque hace unos años no era habitual, actualmente es de lo más normal utilizar retenedores. Hay varios sistemas de retención post-ortodoncia y debes consultar con nuestros profesionales por el más adecuado para tu dentadura.

Sin embargo, si los movimientos dentales ya se han efectuado debido a una ausencia de retenedores probablemente necesites un nuevo tratamiento de ortodoncia o un retratamiento. Las razones para aplicar el retratamiento son básicamente cuestión de estética o funcionamiento. Nunca es tarde volver a intentar conseguir una sonrisa perfecta, pero mejorar nuestra salud debería ser el motivo principal. Cuando nuestros dientes no están en la posición adecuada podremos sentir incluso dolores dentales, maxilares, articulares, cambios en nuestra vocalización y fonética y desgastes dentales. Por estos motivos el retratamiento es esencial.

¿De cuánto puede ser su duración?

La duración del retratamiento de ortodoncia dependerá de la gravedad del problema, es decir, de la posición que tengan tus dientes. Si los movimientos que han hecho los dientes son complejos, el retratamiento necesitará quizás un poco más de tiempo. Mediante una exploración oral o una radiografía podremos saber con exactitud en qué consistirá tu nuevo tratamiento y su duración. Tras analizar el estado de tu dentadura podremos determinar si necesitas y podrás utilizar unos brackets estéticos, convencionales, metálicos, Invisalign, brackets linguales, etc.

Si te estás planteando proceder con el retratamiento probablemente te preguntes si después de esto necesitarás usar un sistema de retención post-ortodoncia. Como posiblemente te imaginarás, la respuesta es sí, necesitarás un sistema de retención para mantener estos buenos resultados. Si lo que quieres es mantener los resultados de retratamiento y olvidarte para siempre de la ortodoncia necesitarás optar por los retenedores fijos o removibles, según las necesidades que tengas.

Los retenedores fijos consisten en una férula fija que se coloca en la zona lingual de las piezas dentales (donde descansamos la lengua cuando tenemos la boca cerrada). Estos retenedores son un hilo de metal que, aunque los primeros días pueden provocar algunas molestias, a largo plazo resulta muy cómodo. Los retenedores removibles, en cambio, son unas férulas transparentes fabricadas de forma personalizada y son muy estéticos. Ambos retenedores se deberían llevar de por vida.

Volver arriba