Saltear al contenido principal

Funda dental: ¿para qué sirve?

Las coronas dentales son piezas que se colocan encima del diente con la finalidad de cubrirlo y darle un aspecto mejorado y también para conseguir fortalecer los dientes que han tenido una caries o una fractura. Son un método ideal para evitar sacar aquellos dientes y muelas débiles o rotos. Se aplica tras limpiar las caries. Después de realizar la limpieza y el pulido del diente se coloca la corona o funda, que debe adoptar un aspecto lo más natural posible. En este post hablaremos sobre los tipos de fundas que existen y para qué sirven.

Tipos de fundas dentales

Hay una gran variedad de fundas dentales según la necesidad que tengamos. Porcelana, metal, zirconio o resina.

Fundas dentales de porcelana

Las fundas de porcelana tienen la ventaja de ser muy resistentes y duraderas, además de ser un material cuyo aspecto puede ser muy similar al de los dientes. Otra ventaja de las fundas de porcelana es que son muy fáciles de modificar según la forma, el tamaño y el color de los dientes de los pacientes. Este tipo de funda es recomendable para dientes más visibles.

Fundas dentales de metal

Las fundas de metal son aquellas que se utilizan para las muelas, debido a su gran resistencia, al ser un material tan duro. Sin embargo, este material se cubre con porcelana por encima para cubrir el aspecto metálico y que la funda sea similar al resto de los dientes. Al ser una mezcla de materiales tan buenos y resistentes, se suele utilizar para cubrir las muelas. Estos son los dientes que más presión realizan. No obstante, este tipo de funda no es recomendable para dientes más visibles, ya que no aporta un aspecto tan bueno como la porcelana.

Fundas dentales de zirconio

Las fundas de zirconio tienen un aspecto muy parecido a los dientes naturales, además de ser un material también muy duro. Es la mejor opción a nivel estético y gracias a su resistencia, no obstante, es la opción menos económica. Por este motivo y por ser un material tan similar al diente, el zirconio se emplea en los dientes más visibles, de la misma manera que las fundas de porcelana. Las fundas de resina es la opción más barata que puedes encontrar, sin embargo, debes tener en cuenta que las fundas de resina son menos duraderas, ya que es un material menos resistente que los anteriores que hemos mencionado. Se trata de una opción temporal, sin embargo, si lo que quieres es una funda para largo plazo, no es una opción que te aconsejamos.

Funciones de las fundas dentales

Las fundas dentales tienen una función estética, de rejuvenecimiento dental principalmente, pero también una función práctica. La ventaja principal de las fundas de porcelana, las más recomendables, es que simulan muy bien la transparencia que tienen los dientes naturales. El odontólogo debe escoger bien el color de la porcelana y cerciorarse de que la funda se adapta perfectamente con el diente natural sin desentonar y sin resultar una molestia a la hora de morder. La protección que ofrecen las fundas a los dientes naturales favorece mucho la masticación.

Volver arriba